¿Te despiertas con sueño?


Un sueño de calidad es la base para sentirnos bien durante el día, porque nuestro cuerpo podrá funcionar correctamente. Desde la farmacia Tomás López en Sangüesa, queremos informar sobre el pilar fundamental para la salud que es el buen descanso.




El sueño permite el desarrollo de nuestro sistema nervioso y que conservemos la energía. Durante la noche, nuestros tejidos se reponen, crecemos de niños y generamos músculo si hemos hecho ejercicio durante el día.


Todo gracias a la regulación de las hormonas durante el buen descanso, lo cual no significa dormir más horas (esto tampoco es saludable), sino dormirlas bien.


Con el buen descanso, las hormonas del estrés se reducen, por lo que al despertar nos sentimos fuertes, felices y equilibrados emocionalmente, de forma que podemos tomar mejores decisiones.


Por otro lado, descansar ayuda a que nuestro apetito esté equilibrado. Cuando no hemos descansado, el cuerpo nos pide azúcar y no tenemos la sensación de llenarnos al comer, porque la hormona que se encarga de ello no ha podido regularse durante la noche.




En resumen, dormir es sagrado, y con ese respeto debemos tomarlo. Si al despertar estamos cansados, significa que algo no está funcionando bien.


Podemos generalizar en dos las razones para despertar con la sensación de no haber descansado:

  1. No has dormido las horas suficientes para cumplir con todos los ciclos del sueño.

  2. Te has despertado varias veces y esto ha impedido que completes todos los ciclos del sueño.

Las soluciones a cada situación son diferentes.


1. En la primera necesitamos tomarnos en serio dormir. Es muy normal que el estrés del día, la carga emocional o mental que llevemos, nos dificulte irnos a dormir o, una vez en la cama, coger el sueño.


Si este es tu caso, es fundamental que crees una rutina de noche para indicar a tu cuerpo que es la hora de descansar. Hazlo siempre a la misma hora y asegurando las 8 horas de sueño recomendadas.




La cuestión es que, antes de dormir, el cuerpo necesita generar la hormona del sueño, que es la melatonina. Puedes apoyarte en remedios naturales en los que te aconsejamos en la farmacia para inducir el sueño o ganas de dormir, pero sobre todo recomendamos que crees una rutina de sueño que incluya:

  • Apagar las pantallas con tiempo.

  • No comer nada pesado o que te active antes de dormir.

  • Hacer algo que te relaje en el último rato del día, como lavarte los dientes, hidratar tu piel, escuchar música o leer un rato.


Crea tu propia rutina de sueño y ve a dormir con paz en la medida de lo posible. Esto acostumbrará y enseñará a tu cuerpo que es la hora de descansar y conciliarás el sueño sin problema.




2. Igualmente, el entorno de descanso es importante, sobre todo si tu problema es que despiertas a menudo durante la noche.


Intenta que no haya luz y, si no, usa un antifaz. Intenta que no haya ruido y, en su defecto, usa unos tapones para los oídos.


Tu cerebro necesita relajar al completo tu cuerpo y no puede haber interrupciones, dado que, con cada interrupción del sueño, comienza el ciclo desde 0 y puede que no llegues a completar todas las fases.

Si este es tu caso y despiertas a menudo durante la noche, contamos con remedios específicos para regular el sueño, consúltanos en la farmacia.




Lo natural es tener 5 ciclos del sueño cada noche. En cada ciclo hay 5 fases. Las explicamos a continuación.


FASE I: Es una fase de transición, la fase de adormecimiento. Dura unos 10 minutos.


FASE II: Es la fase de sueño ligero. Nuestras pulsaciones y nuestra respiración se van relajando, mientras que el cerebro tiene momentos de mayor actividad intercalados con otros de menor actividad. Ocupa la mitad del tiempo total de descanso.


FASE III: Es una breve fase de transición hacia el sueño profundo y que dura dos o tres minutos. Es el momento de relajación profunda y empieza a segregar la hormona del crecimiento que regenera nuestros tejidos. Si nos despertáramos en este momento, nos sentiríamos confusos. También es la fase en la que se dan, de haberlo, los trastornos del sueño como las pesadillas, el sonambulismo o mojar la cama.


FASE IV: Esta fase determina la calidad de nuestro sueño. Nos hace descansar tanto física como psíquicamente. Podemos ver imágenes, pero no historias. Nuestro ritmo respiratorio y nuestra presión arterial descienden. Ocupa un 15%-20% del tiempo de descanso y nos deja preparados para la fase REM.


FASE REM: Es la fase más profunda, aparece a los 90 minutos de sueño más o menos. Nuestros músculos están bloqueados mientras que la actividad cerebral es alta. Soñamos. Dura entre 15 y 30 minutos y debería ocupar la cuarta parte del tiempo total de descanso al repetirse las fases.

Estas fases se suceden durante la noche, pero cuando hay una interrupción, volvemos a la Fase I. Las personas que se despiertan a menudo durante la noche, corren el riesgo de no llegar a la última fase del sueño o de no llegar las veces suficientes para completar el ciclo, por lo que no llegan a descansar del todo.




En conclusión, acostumbrar al cuerpo a dormir las horas suficientes y sin interrupciones, con un descanso de calidad, permitirá que cumplamos con los ciclos del sueño correctamente y sin que se entorpezcan las fases por haber descansado mal o menos horas las noches anteriores.


Definitivamente, todos tenemos un organismo maravilloso que nos da la vida, nos permite sentirla y hacernos con ella gracias a nuestro cerebro. Para que todo el organismo funcione bien y nos sintamos al 100%, debemos darle el descanso que necesita y que es 1/3 de nuestra vida. Sin ningún miedo, ¡¡a dormir muy muy bien!!

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo